¿Sabías que el verano puede afectar a nuestros dientes?

Gilabert_160816_2

 

Nuestra boca es una de las parte más sensible de nuestro organismo, por ello debemos cuidarla, no solo para tener una sonrisa bonita, sino por una mejor calidad de vida.

En verano descuidamos nuestros dientes para disfrutar al máximo de nuestras vacaciones, nuestros viajes, nuestro tiempo de relax o fiesta..Pero esto nos puede pasar factura.

‘‘Uno de los principales agentes que puede dañar los dientes es el calor, que aumenta la presencia de bacterias, lo que puede derivar en gingivitis, caries y otras afecciones.’’ Tal y como comenta el articulo de Infosalud.

ADE Group han elaborado una lista de 8 acciones de riesgo que pueden dañar nuestros dientes en verano, por el descuido de estos y la mala nutrición.

1. ¡Cuidado con los productos fríos!

El contraste de temperatura es un factor de riesgo. El consumo excesivo de helados o granizados entre otros, pueden propiciar reacciones de “sensibilidad dental”, provocándonos dolores intensos.

2. Demasiado tiempo en la piscina te puede pasar factura.

Los productos químicos como el cloro pueden provocar manchas en los dientes. Estas suelen tener un color marrón oscuro o amarillento y acostumbran a aparecer entre los dientes y en las piezas frontales.

drown-1035271_1920

 

3. Abusar de refrescos carbonizados y ácidos.

Las bebidas carbonizadas o los zumos ácidos (naranja o limón) pueden provocar la descalcificación del esmalte dental de forma prematura.

Este daño, provocado por el ácido fosfórico de estas bebidas, propicia que los microorganismos empiecen a instalarse en los dientes más vulnerables y que aparezcan caries.

4. Consumir azúcares en exceso.

Los helados, refrescos y golosinas de todo tipo contienen altas cantidades de azúcar que facilitan la erosión del esmalte y provocan caries. Es por ello que es recomendable sustituir dichos productos dulces por agua y fruta.

5. Evita bucear si tu salud bucodental no es buena.

Este se da al entrar aire en alguna cavidad dental a través de pequeñas fisuras, empastes temporales o caries a causa de morder con fuerza la boquilla y comprimir el nervio, lo que puede derivar en fuertes dolores.

 

Más información aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current month ye@r day *

Copyright © 2013 Clínica Dental GILABERT. Todos derechos reservados. Diseño: DC DepartamentoCreativo