HALITOSIS

Gilabertman-794514_1920
En una sociedad en el cual las primeras impresiones tienen una gran importancia, tener un buen aliento es una de las preocupaciones que afecta una gran cantidad de la población. La Halitosis, también conocido como el mal aliento, es el conjunto de todos los olores desagradables que se emiten por la boca.

Una de las principales orígenes de la Halitosis se debe a una mala higiene bucodental, pero esta no es la única causa de la Halitosis. La Halitosis puede aparecer por motivos tan diversos como enfermedades renales o hepáticas, pero esos casos solo corresponde al 10%.

La Halitosis puede clasificarse en Fisiológica, Patológica y Pseudopatológica.

Fisiológica: Pueden tener origen en la disminución de la producción de saliva durante el descanso nocturno y tiene su tratamiento con una buena higiene bucal, también puede deberse a la edad, los ancianos pueden sufrir cambios en las glándulas salivales, prótesis dentarías, fármacos, tabaco, periodos de ayuno o dietas.

Patológica: La produce enfermedades como la gingivitis, enfermedades crónicas periodentales, caries, también pueden causarla una mala higiene, enfermedades respiratorias, causas ulcerativas o afecciones en la faringe.

Pseudopatológica: Esta es cuando la persona percibe mal aliento pero el resto no lo detecta, también se denomina halitofobia o halitosis psicosomática.

Una buena forma de acabar con la halitosis es con el cambio de los hábitos.
Mantener una correcta higiene dental, cepillando la lengua, utilizando seda dental o colutorio para así llegar a las zonas difíciles de alcanzar con el cepillo.
Bebiendo mucha agua se evita la sequedad bucal, que es una causa fisiológica del mal aliento, reducir los intervalos entre las comidas, evitar el ajo y la cebolla, seguir una alimentación sana y equilibrada y visitar al dentista como mínimo un vez al año.

Copyright © 2019 Clínica Dental GILABERT. Todos derechos reservados. Diseño: DC DepartamentoCreativo