Mitos y leyendas urbanas de la Odontología

dentist-114266_960_720

A nadie le gusta ir al dentista, eso es una realidad. Pero lo cierto es que hay infinidad de mitos y de leyendas urbanas sobre los dentistas que no ayudan nada. Aunque la sabiduría popular es experta en una gran cantidad de temas, en lo referido a los dentistas suele equivocarse con mucha frecuencia.

A día de hoy circulan una gran cantidad de mitos y leyendas urbanas que lo único que hacen es fomentar el miedo que ya se le tiene al dentista, así que para ayudaros a calmar ese temor aquí os desmontamos unos cuantos mitos y leyendas urbanas sobre nosotros.

1-No me duele, no tengo por qué ir al dentista: Casi todo el mundo opina que solo debemos ir al dentista cuando tenemos dolor, sin embargo la prevención es la madre de la buena salud, lo que significa que cuando hay dolor el daño ya esta hecho.
Caries, infecciones y problemas de encías tienen su mejor aliado en la prevención. Acudir al menos una vez al año y hacerte una revisión por un profesional facilita considerablemente cualquier tratamiento.

2-El dentista te hará daño: Antiguamente cuando no se contaban con las modernas tecnologías y las eficaces técnicas actuales, ir al dentista era un calvario. Sin embargo actualmente ir al dentista no supone ningún tipo de dolor, dado que se cuentan con técnicas y procedimientos que eliminan totalmente cualquier dolor sufrido en el tratamiento.

3-Las embarazadas no deben ir al dentista: En otros tiempos se creía que la mujer en el embarazo perdía calcio para darle a su hijo para la formación de dientes y huesos. Pero se ha comprobado que tiene los suficientes depósitos de calcio para formar la dentición de su hijo y no tener problemas con sus propios dientes.
Uno de los problemas que sí puede sufrir una embarazada es la gingivitis gestacional, una inflamación de la encía provocada por el desorden hormonal propio de esta etapa, por lo que, las embarazadas deben acudir a su dentista de confianza para que les realice una revisión y ponga en caso necesario, tratamiento.

4-Es normal que me sangren las encías, no pasa nada: Totalmente falso, que te sangren las encías no es nada bueno. El sangrado de las encías puede ser síntoma de de gingivitis o periodontitis, por lo que deberíamos visitar al especialista.
Cuando te lavas los dientes notas las encías rojas y sangrantes significa que están inflamadas y por lo tanto, sufriendo. Visitar a tu dentista de confianza para que las revise y efectúe una limpieza profesional que consiga eliminar todos los restos de sarro, es la mejor opción

5-El blanqueamiento dental desgasta los dientes: Este es uno de los mitos mas extendidos, quizás se deba a la sensación de espacios vacíos entre los dientes que se puede notar tras la limpieza.
Es más, en la limpieza se remueve la placa acumulada y en el proceso de blanqueamiento no se daña el esmalte dental (si este es profesional), sino que su porosidad permite penetrar en las piezas dentales.

Copyright © 2019 Clínica Dental GILABERT. Todos derechos reservados. Diseño: DC DepartamentoCreativo